La idea de este post surgió de algunas de mis clientas a las que les cuesta encontrar desayunos saludables y que aporten una gran cantidad de energía de sobra para poder disponer de ella durante largas mañanas de trabajo, así que, como ellas puede que, también a ti te interese este artículo.

El desayuno ideal es el que nos genera una energía y vitalidad constantes durante horas sin pasar hambre y con una elevada claridad y concentración mental. Y como existen cientos de opciones, hoy me centraré únicamente en tres modelos de desayunos energéticos:

 

CREMAS DE CEREALES

♥ elije un cereal a tu gusto: quinoa, arroz integral, mijo…

♥ añade una rama de canela o un poco de vainilla y una pizca de sal marina

♥ también puedes añadirle un ralladura o corteza de algún cítrico: limón, lima, naranja…

♥ puedes cocinarlas con verduras dulces como la zanahoria, remolacha, calabaza…

♥ servirlas o cocinarlas con bebidas vegetales: arroz, kamut, avena, espelta…

♥ si quieres potenciar la depuración puedes añadir algún tipo de alga: nori en copos por ejemplo, le queda genial!

♥ incluso mezclar semillas, frutos secos o frutas deshidratadas: calabaza, girasol, sésamo, corinto, orejones…

Puedes elaborar la crema de acuerdo a tus antojos y necesidades. Más espesas o más ligeras y cocinarlas para dos o tres días. Calientes, frías… Incluso en verano resultan muy refrescantes si las acompañas con un licuado.

 

LICUADOS DEPURATIVOS
♥ de zanahoria, manzana, jengibre y todas sus variantes.
♥ acompaña con: pan germinado, mantequilla de frutos secos: sésamo, almendras… (no tomar todos los días debido a su alto poder calórico)
♥ prueba tomar proteínas vegetales como: tofu, tempeh o seitán a la plancha con tomate y aceite de lino.
Cualquier hortaliza combinada con una fruta estacional es una buena opción, teniendo en cuenta que la proporción de verdura siempre será superior (3:1), sobre todo si tu peso es fofo y con retención.

 

PATÉS VEGETALES
♥ de zanahoria, de zanahoria y calabaza, de remolacha, calabaza y ajo. Con especias: orégano, albahaca…

Los patés los puedes elaborar tu misma y guardarlos en la nevera. Tómalos junto con un pan de levadura madre junto con una infusión: menta poleo, te bancha…
Por último, si no consigues tomar algo sólido y quieres probar algo poco convencional, depurativo y nutritivo, te animo a que pruebes una sopa de miso para desayunar.

Recuerda que los cereales hinchados o las galletas aunque sean de buena calidad y sin azúcar, no nos darán el alimento y la energía que necesitamos para toda la mañana.