Para los días en los que no disponemos del tiempo suficiente, para las que sus horarios no se lo permiten, o para días de pereza, este plato podría ser una buena opción sin renunciar al sabor y a la calidad de una buena alimentación.

Las algas nos proporcionan de forma natural y directa todos las minerales, vitaminas, aminoácidos y oligoelementos necesarios para que nuestro organismo esté en armonía. 

En este caso el alga dulse es la de más alto contenido en hierro, y la segunda más rica en proteínas después del alga nori. Por lo tanto, es muy recomendable tomarla en caso de anemia y debilidad. Además, si la tomamos en crudo aprovechamos toda su vitamina A y C y la asociación con la vitamina C aumenta la absorción de hierro vegetal.

 

Ingredientes:

200g de judías troceadas

50g de alga dulse

1 bote de maíz o una mazorca desgranada

 

Para el aliño:

2 cucharadas de miso blanco

2 cucharadas de aceite de sésamo

2 cucharadas de concentrado de manzana

2 cucharadas de agua pura o filtrada

 


 

1. Hervir las judías con sal marina a fuego medio durante 10 minutos.

2. Remojar durante 5 minutos el alga y escurrir.

3. Mezclar todos los ingredientes para la ensalada en un recipiente.

4. Preparar el aliño y servir.