Antes de comenzar a leer este post, te aclaro que no se trata de un tema religioso, aunque confieso que con ese título quería llamar tu atención. Aparte de eso, espero aportar un poco claridad a lo que para mi es una alimentación integral y energética y si ronda en tu cabeza hacer un cambios en tu alimentación, puedes empezar por aquí:

 

LOS 10 MANDAMIENTOS DE LA ALIMENTACION INTEGRAL Y ENERGÉTICA

 

 

  • Apoyarás la sostenibilidad. Cada ser humano tiene derecho a comer y beber y cada ser humano tiene la responsabilidad de actuar con coherencia.
  • No añadirás azúcar. Cuando el azúcar entra en nuestra boca suele estar separado de los componentes naturales que lo acompañan en su estado natural (vitaminas, celulosa, sales minerales…) Es por esto que, cuando es transformado necesita equilibrarse y atrae vitaminas y minerales que encuentra en nuestro cuerpo, provocando una desmineralización.
  • Evitarás grasas saturadas, harinas refinadas, carnes, lácteos y el horno de microondas. La economía manda y si esos productos no se vendieran en abundancia, no ocuparían todo ese espacio de estanterías, pero si anhelas un cambio positivo, estas opciones no serán tus prioridades.
  • Consumirás variedad de alimentos de todos los grupos: generando equilibrio en tu mesa con cereales integrales, semillas, fermentados, legumbres, verduras del mar y hortalizas, proteínas vegetales y puntualmente huevos, pescados y mariscos. Invierte en el equilibrio y generarás equilibrio.
  • Respetarás las combinaciones adecuadas entre los alimentos. Es tan importante comer alimentos naturales como entender si se pueden mezclar o no, para poder digerirlos correctamente y que nos aporten la energía y vitalidad que deseamos.
  • Reducirás en tu plato las solanáceas, las más comunes en nuestro plato son: patatas, pimientos, berenjenas y tomates. Hay un tipo de alcaloide llamado solanina que no se destruye con la cocción ni con la digestión. Muchas personas no saben que son sensibles a la solanina y desconocen su relación con la calcificación de tejidos blandos: articulaciones, arterias, riñones y pulmones.
  • Elegirás los estilos de cocción y texturas que más te convengan según tus necesidades en relación a tu estilo de vida: hervidos, salteados, escaldados, fermentados, macerados, etc. son elecciones que tendrás que hacer cada día.
  • Cuidarás y regenerarás tu flora intestinal. Mastica correctamente, reduce o elimina las carnes animales y aumenta el verde en tu plato.
  • Si te apetecen los alimentos “de antes”, tómalos sin resistirte y en pequeñas cantidades. ¿Quieres transformar tu alimentación? Pues no te resistas a los antojos de los alimentos de antes. Si te resistes, terminarás tomándolos de forma incontrolada.
  • Practica el autocuidado. Aquí tienes un post que te puede ayudar.

 

Si te ha parecido muy complicado de llevar a la práctica una alimentación integral, no te preocupes. Yo nací entre fogones donde abundaba el cordero, las patatas y los refrescos. Todavía lo tengo presente en mi entorno y aun considerándome un aprendiz he cambiado mi historia.

 

“Cambiando la calidad de nuestra sangre podremos conquistar la libertad de vivir nuestra propia vida en sintonía con un orden mayor del cuál formamos parte: la Naturaleza, el Ser, la Consciencia, Dios o como desees llamarlo” (Roy Littlesun)