Últimamente hemos escuchado hablar mucho acerca del gluten. Tiendas, supermercados, restaurantes e incluso los spots publicitarios nos muestran a diario sus ofertas “sin gluten”.  Las personas que sufren de intolerancia al gluten conocen muy bien las consecuencias de comerse un inocente trozo de pan de trigo: dolores de estómago, gases, hinchazón, etc. Para evitar estos problemas estomacales a los celíacos no les queda más remedio que ponerle punto y final a los alimentos que lo contengan.

No podemos ignorar que renunciar al gluten se está convirtiendo en una tendencia y a pesar de que personalmente también procuro evitarlo, ¿estamos seguros de por qué lo hacemos?

 

¿Qué es el gluten?

 

El gluten es una glucoproteína que se encuentra, junto al almidón, en un número de granos comunes, como el trigo, el centeno y la cebada y como todo lo encontrado en la naturaleza, tiene un propósito. En este caso, nutrir a las plantas embrionarias durante el período de germinación.

A panaderos y cocineros les proporciona esa elasticidad que necesitan en la elaboración de pan, pastas y masas como la pizza, dándoles esa textura que a muchos de nosotros nos encanta.

Hasta aquí suena bien ¿verdad? Entonces, ¿por qué hay tantas personas que evitan estos granos?

Existen algunas buenas razones:

♥ El trigo y otros cultivos que contienen gluten son los más rociados con grandes cantidades de pesticidas y herbicidas. Estos productos químicos son muy nocivos y todavía siguen presentes en los alimentos que se hacen de ellos y al ser consumidos, con el tiempo, nos pueden causar problemas de salud. Esta es una de las grandes razones para que nos aseguraremos de comprar productos ecológicos.

♥ Además, estos cultivos rociados con productos químicos, están almacenados en silos durante largos períodos de tiempo debido a las grandes cantidades que se cultivan anualmente, para evitar el mohos y hongos. Otra gran razón válida.

♥ Se estima que 1 de cada 30 personas tienen sensibilidad NO DIAGNOSTICADA al gluten y que puede afectar de diferentes maneras: desde dolores de cabeza de migraña, dolor en las articulaciones, fatiga, depresión e incluso convulsiones. La mejor manera es abordar el síntoma con una dieta libre de gluten.

 

¿Cómo puedo saber si soy sensible al gluten?

La explicación más conocida por sensibilidad al gluten es la Enfermedad Celíaca. Un trastorno autoinmune en el cual el revestimiento del intestino delgado es realmente dañado por el consumo de gluten, que causa síntomas de estrés abdominal como exceso de gases, distensión abdominal, diarrea, vómitos, etc.

 

Las más sencillas maneras para determinar si tienes un problema con el gluten es ir a través de una dieta de eliminación y quitarlo de tu dieta durante al menos 2 a 3 semanas y luego reintroducirlo. Ten en cuenta que el gluten es una proteína muy grande, y puede tomar meses e incluso años para borrarla de tu sistema. Cuanto más tiempo puedas eliminarlo de tu dieta antes de la reintroducción, mejor. La mejor manera de darse cuenta es que si te sientes significativamente mejor sin el gluten o te sientes peor cuando lo reintroduces, entonces el gluten es probablemente un problema. Con el fin de obtener resultados precisos de este método de prueba, debes eliminar el 100% del gluten de tu dieta y sustituir estos carbohidratos por otros sin gluten. Consulta en la FACE  la lista de alimentos sin gluten.

 

¿ Los carbohidratos son como los impuestos: cuantos menos mejor?

 

¡Absolutamente no! Todo en la vida requiere de equilibrio y eliminar los carbohidratos que contienen atributos nutricionales como los macronutrientes esenciales, hará que tu cuerpo sufra sino recibe los suficientes. En el artículo carbohidratos que engordan son el enemigo explico el porqué y cúal es la proporción adecuada en nuestro plato.