¿Crees que el tema de perder peso y vivir satisfactoriamente, encaja? Yo estoy segura de que sí. Siempre y cuando uno consiga aprender a comer bien. No hay duda de que aceptarse a uno mismo tal y como somos es un buen punto de partida, pero cada uno debe encontrar su propio camino de bienestar y mejorar en todos los aspectos posibles. ¿No crees?

¡Deja de pasar hambre!

No creo que sea necesario pasar hambre para perder peso. No solo porque no es divertido, sino porque tampoco funciona. Porque si estás llevando regularmente a tu cuerpo a esa situación de hambre, éste no se va activar.

Si te torturas a ti mismo y a tu cuerpo y dejas de comer, a pesar de que sientas hambre, ocurre lo siguiente: tu cuerpo se siente conmocionado y suena una alarma en alguna parte (algo así como…): “Atención, hambre. Oh Dios, si no conseguimos nada para comer, no tendremos energía y entonces tenemos que empezar a ahorrar toda la energía que nos queda. Hay que detener procesos y uno de ellos es dejar de quemar grasa”.

Tu grasa abdominal es un seguro de vida

¡Y así vamos!. A pesar de que nuestra grasa abdominal para nosotros es de todo menos agradable, para tu organismo es un seguro de vida muy personal, porque la grasa abdominal es la última reserva de tu cuerpo y sirve para su supervivencia incondicional en tiempos de hambruna. Por lo tanto, la grasa del vientre es muy reacia a irse y será lo último que liberará tu cuerpo. ¡Simple y llano!

Si decides poner a tu cuerpo en una situación de emergencia debido al hambre, entonces entrará en pánico. Y si en algún momento después de 12 horas de inanición finalmente comes algo de nuevo, entonces el cuerpo se ha dado cuenta y coloca la comida directamente como reserva. Porque para él acaba de comenzar un momento de hambruna, en el que tiene que mantenerse, con lo poco que consigue. Entonces eso que le das lo va a disponer en forma de panceta. Parece un poco estúpido, pero ¡no lo es!

Si matas a tu cuerpo de hambre y lo sometes a un estrés constante, el nivel de cortisol aumenta, dependiendo de la duración de la hambruna, esta también aumenta y el cuerpo comienza a acumular grasas. Un círculo vicioso en el que todo ese estrés va a asegurarte más insatisfacción, malhumor e impotencia.

Aprender a comer bien

Entonces, ¿qué ayuda nos ayuda? Pues, ¡no pasar hambre! La alternativa es mucho más saludable y probablemente conduzca a la pérdida de peso en la mayoría de los casos si se sabe hacer bien. Por eso es importante aprender a comer bien. Comer de forma regular y dejar de comer tan pronto como el hambre desaparezca. Y que con bastante frecuencia ni siquiera tenemos hambre, sino sed. Porque si nuestro cuerpo está deshidratado, entonces tenemos una sensación de hambre “incorrecta” y ¡beber de manera regular y adecuada puede ayudar!

En PLAN DE PESO NATURAL me centro cada mes en, además de un plan mensual con lista de la compra y recetas batch cooking con alimentos de temporada, darte consejos sobre alimentación para que puedas aprender a comer bien. Básicamente es aprender las bases de una nutrición integral para siempre y no tener que preocuparte sobre cómo planear tu menú sin la necesidad de pasar hambre. ¿Lo has probado ya? Aquí abajo tienes el enlace.

Y ahora, cuéntame qué opinas de esta publicación. ¿Has sentido hambre a propósito para bajar unos kilos? Espero tus comentarios, gracias!!!

aprender a comer sin pasar hambre