Estamos en verano y llueve. Este día me recuerda al comienzo del otoño, donde empiezas a resguardarte en casa, tomando un café con leche, sola o acompañada, con pareja, con tus hijos o con amigos. Un café con aroma a vainilla, o a jengibre, a canela, y por qué no a clavo. Un café cremoso y ligero.  ¿Te imaginas un café así? Un café con leche vegano para toda la familia…

 

INGREDIENTES (2 raciones)

Para el café:

2 cdas. de café de cereales (una variedad): achicoria, algarroba, malta, EKO…(sin ingredientes añadidos)

 

Para la leche:

1/3 taza de frutos secos (una variedad): nueces de macadamia, anacardos, almendras, nueces california…

400 ml de agua  (previamente hervida)

 

Para el chocolate:

1 cda. de cacao en polvo (ecológico y sin azúcar)

1/2 cda. de manteca de coco

1 cda. de pasta de dátiles o 2 dátiles sin hueso

 

Ingredientes bonus a elegir 1-2 opciones:

1/8 cdta. de pimienta cayena molida

1/8 cdta. de jengibre molido

1/8 cdta. de anís molido

1/8 cdta. de canela molida

1/8 cdta. de clavo de olor molido

1/8 cdta. de vainilla molida

1/8 cdta. de açaí en polvo

1/8 cdta. de espirulina en polvo

 

Preparación:

  1. Triturar todos los ingredientes con la batidora hasta obtener una textura cremosa.

 

Notas:

  • Si tu batidora no tiene la suficiente potencia, para que no queden tropezones, cuela con una bolsita para hacer leches vegetales o colador.
  • Se conserva hasta 2 días en la nevera en un recipiente hermético.
  • Si no está lo suficiente dulce puedes añadir una cucharada endulzante natural: melaza de arroz, melaza de maíz y centeno, sirope de ágave…