Lo confieso: nunca he conseguido eructar a propósito. Ese truco aparentemente tan simple me hacía sentir más torpe que un gato con manicura francesa. Lo que nunca pensé es que llegaría a eructar más de 6 veces seguidas sin pretender hacer reir a los demás. Pues sí, señores! Hubo una época en la que no sabía cómo mejorar la digestión y acumulaba tanta presión de gas que no había manera de mantener la boca cerrada.

Si te identificas, quiero que sepas que tu digestión está fuera de equilibrio. Y ese desequilibrio podría estar saboteando muchos de tus esfuerzos en ser feliz. Así que, es crucial trabajar activamente en la optimización de tu salud intestinal.

 

No vendas tu alma al diablo

 

En el mundo en que vivimos, lleno de contaminantes, estrés, aditivos, radicales libres, metales pesados y todo tipo de bichería inimaginable, es posible tener una mejor absorción de nutrientes y verte y sentir lo mejor de ti.

 

Así que, vamos a echar un vistazo a algunas señales de advertencia de peligro en tu sistema digestivo y ver cómo mejorar la digestión. ¿Puedes responder honestamente a estas preguntas?:

 

  1. ¿Te sientes lento como caballo de mar durante el día?
  2. ¿Tus niveles de energía son constantes o suben y bajan como una montaña rusa o simplemente bajan durante el día?
  3. ¿Dispones de poca claridad mental por norma general?
  4. ¿Sientes hinchazón y gases sin razón aparente?
  5. ¿Sufres de congestión como las calles de Bogotá?
  6. ¿Tu piel rezuma eccemas?
  7. ¿No tienes un pelo “Pantene”? Todo lo contrario: es lacio y sin vida
  8. ¿Dolores de cabeza regulares?
  9. ¿Te cuesta perder peso?
  10. ¿Te cansas fácilmente durante el ejercicio?

 

Equilibrar tu digestión no te va a robar ni un sólo minuto de vida.

 

No necesitas hacer una dieta restrictiva, contar las calorías, o colgarte boja abajo como en los anuncios de compresas. Todo lo que necesitas es saber que las bacterias que viven en tu intestino son más importantes de lo que nos imaginamos. Ahora te cuento más.

 

En un mundo perfecto, nos gustaría conseguir la cantidad suficiente de bacterias amigas de las plantas. Se supone que la naturaleza nos provee de aquello que necesitamos de forma natural. El problema es que la mayoría de las plantas hoy en día se cultivan en suelos empobrecidos, agotados, con pesticidas y hay que lavarlas y desinfectarlas. Cuando se trata de nuestra digestión, éstos son algunos de los peores delincuentes. Los pesticidas y demás matan a nuestras queridísimas bacterias buenas y crean condiciones tan duras como las mencionadas anteriormente. ¡No me cuesta creer por qué hay tantas personas sufriendo de desequilibrios digestivos!

 

No entres en pánico y averigua cómo mejorar la digestión

 

La buena noticia es que la eliminación de la flora patógena se puede lograr a través del uso de cepas bacterianas transitorias como Enterococcus faecium y Saccharomyces boulardii.

Éstas son cepas bacterianas capaces de contrarrestar las bacterias patógenas (E. coli, Candida albicans, Clostridium, Proteus … ..) por medio de mecanismos de competencia y de exclusión espacial de la producción de proteasas específicas, de bacteriocinas, ácido butírico y ácido fórmico capaz de destruir bacterias, virus y hongos. Pero no tienes porqué saberlo todo sobre bacterias. De eso me encargo yo.

 

¿Recuerdas la serie erase una vez el hombre?

 

Una vez conseguida la recuperación del intestino utilizando estas cepas probióticas, es posible restaurar el equilibrio a través de una cuidadosa y precisa refloración microbiana selectiva y secuencial del intestino delgado y del intestino grueso. Esto se hará gracias a la suplementación en primer lugar de bífidos capaces de recolonizar el intestino delgado y en segundo lugar de Lactobacillus capaces de colonizar el intestino grueso.

 

En definitiva, a través de fórmulas específicas podemos conseguir un poderoso y único batallón de bacterias beneficiosas capaces de sobrevivir de forma segura a los ácidos digestivos, compatibles con la digestión y absorción de nutrientes y por supuesto de mejorar tu salud digestiva. ¡A la gerra!

 

¡Ya sabes! Si quieres tener mucho hot, mucho tempo, mucho down y toda la parafernalia, mejora tu salud digestiva. Puedes reservar ahora mismo tu consultoría conmigo aquí. Y si quieres seguir con un intestino como un colador y vivir con el alma por los suelos, te recomiendo que cierres muy fuerte los ojos y  la sesera y que no pongas en práctica el rollo ese de mejorar tu salud intestinal. Eso sí, no te pierdas el próximo post. ¿Quién sabe? A lo mejor consigo alterar tu paz interior y te apetece seguir alguno de mis consejos de como mejorar la digestión 🙂

 

 

como mejorar la digestion