Realmente el desayuno puede resultar la comida más conflictiva del día y es que tanta información, a menudo contradictoria, nos crea confusión y nos sentimos perdidos cada mañana. ¿Cierto? Debemos aplicar el sentido común para respondernos qué es lo que nuestro cuerpo necesita para disponer de energía y funcionar correctamente. Sea cual sea tu constitución y condición personal, debes desayunar. Cuando entramos en una dinámica de desorden, con cenas tardías, exceso de productos cárnicos o platos poco equilibrados, adoptamos actitudes poco coherentes debido a la tensión acumulada en nuestro cuerpo.

Este tipo de situaciones hará que te sientas atraído por sustancias que te aporten “falsa energía” como un café o algo de bollería. Y digo “falsa energía” porque lo único que hará será una excitación de tus glándulas suprarrenales, hipotecando tus reservas de energía que seguro gastarás rápidamente. Y así, un día tras otro, recurrirás a este tipo de estimulantes hormonales, endeudando más y más tu vitalidad.

Si bien es cierto, que cada uno es único y diferente, los días, las actividades, las emociones también lo son. Es por lo que, nuestras necesidades energéticas van cambiando y no existe un único desayuno mágico que nos sirva para todo el año.

La palabra desayunar viene del latín “dis-iunare”

Si nos fijamos en el origen y significado de esta palabra, conoceremos uno de los principales objetivos de esta toma de alimentos; romper el ayuno después de un periodo prolongado y nos centraremos en hacer un des-ayuno nutritivo y de digestión fácil para empezar a poner en marcha el cuerpo poco a poco, y que nos aporte energía estable, concentración y vitalidad, sin necesidad de repostar continuamente. Una necesidad común a todo ser humano.

Hoy te invito a que pruebes esta crema de cereales integrales. Un auténtico tesoro nutricional y energético que despertará el instinto natural de tu cuerpo mostrándote la dirección para tomar otras elecciones más naturales y equilibradas. Y es que, el cuerpo tiende siempre al equilibrio.

 

CREMA DE QUINOA

Ingredientes (2-3 raciones):

♥ 1 taza de quinoa lavada y escurrida

♥ 3 tazas de bebida de arroz

♥ 2 tazas de agua

♥ 1 rama de canela

♥ ralladura o corteza de 1 limón

♥ 1 pizca de sal marina

♥ pasas de corinto

 

Preparación:

  1. Llevar a ebullición todos los ingredientes, bajar el fuego al mínimo y cocer durante 40´.
  2. Se puede modificar la cantidad de agua o bebida de arroz para conseguir la consistencia deseada.
  3. Servir!

 

Notas:

  • Cualquier crema de cereales ofrece multitud de variantes. Cambiando el cereal, la bebida vegetal, la fruta seca… eliminando el cítrico… añadiendo semillas… o frutas… Además, puedes cocinarla un día y guardarla en la nevera 2-3 días. ¡Tu eliges!
  • Tienes más opciones de desayunos energéticos en este enlace.