¿Qué ES EL MISO?

 

El miso es una pasta de color pardo, blanco, rojo o amarillo con un sabor salado y en algunos casos amargo, que se obtiene de un largo proceso de fermentación láctica, entre 6 y 36 meses, de sal marina, soja u otra legumbre y un cereal,  por medio de la acción del hongo Aspergillus Orizae. Su origen es chino extendiéndose al Japón en el siglo VII e introducido en Occidente a partir de los años 70.

 

Un ingrediente que no falta en mis recetas de alimentación energética por sus beneficios:

 

  • Rico en vitaminas del grupo B incluida la B12 y antioxidantes, como la vitamina A y C, que nos protegen de los radicales libres; así como vitamina K y ácido fólico y minerales como el potasio, calcio, magnesio y selenio.

 

  • Contiene enzimas y fermentos que intervienen favorablemente en el equilibrio de la flora intestinal aportando prebióticos.

 

  • Es muy digestivo y alcalinizante.

 

  • Mantiene una temperatura corporal muy estable durante las estaciones más frías.

 

  • Rico en aminoácidos esenciales y lecitina de soja. Ayuda a rebajar los niveles de colesterol,

 

  • Es desintoxicante. Combate los excesos de contaminación electromagnética.

 

 

DIFERENTES TIPOS

 

Dependiendo del producto y tiempo que se emplee en su elaboración, tenemos distintos tipos de miso con sabores más o menos intensos. Los más conocidos son:

 

Mugi miso. Se elabora con soja y cebada, tiene un alto contenido en proteínas (13%) y bajo en carbohidratos. Su sabor es intenso y dulzón.

Kome miso.  Hecho con soja, sal y arroz blanco, es el que tiene un sabor más suave y dulce, con menos en sal y alto en carbohidratos.

Genmai miso. Hecho con soja y arroz integral, de sabor muy suave y aromático.

Hatcho miso Elaborado únicamente con soja, es la variedad con mayor contenido de proteína (21%) y el más bajo en hidratos de carbono (12%) y agua (40%).

Shiro miso o miso blanco. Es el miso de sabor suave que solo ha fermentado semanas o pocos meses y el más recomendable para niños y para épocas calurosas.

Aka miso o miso rojo. Es el miso de sabor fuerte que ha fermentado durante dos o tres años.

 

¿CÓMO SE UTILIZA?

 

Una maravilla de alimento que no solo se utiliza como refuerzo y aporte de enzimas a sopas, potajes y caldos, sino también para marinar, adobar, en salsas, aderezos, o en platos preparados como salteados o estofados. No conviene hervirlo, ya que se destruirían sus enzimas, añadir siempre al terminar la cocción.

 

♥ Como infusión o café. Diluir una cucharada rasa de postre en un vaso con agua muy caliente.

♥ Para mejorar las digestiones. Antes de las comidas es un buen remedio para  personas que tienen carencia de fuego interno o poca fuerza digestiva.

♥ Como snack. Untado en pan y diluido previamente en caldo caliente.

♥ Como salsa. Mezclar miso con otros condimentos como salsa de soja, vinagre, mostaza, jengibre, mirin, etc. o simplemente mezclando miso con un poco de agua, podemos hacer una salsa para combinar con verduras, algas, pan, etc.

♥ Para subir la temperatura corporal. Añadir al caldo con jengibre.

♥ Para ganar vitalidad. Hacer sopa de miso con arroz integral.

♥ Como ayuda en la desintoxicación de metales pesados. Tomar con alga kombu.

 

 

¡PASTEURIZADO NO, POR FAVOR!

 

El proceso de pasteurizado desintegra gran parte de las beneficiosas enzimas de este alimento debido a las elevadas temperaturas. Es importante que en el etiquetado figure “miso no pasteurizado”.
TAMBIÉN PARA TI, SI ERES CELÍACO

Existen variedades libres de gluten como el Kome miso, Hatcho-miso, Genmai-miso o Shiro-miso.  Aunque es mejor buscar marcas que estén certificadas como libre de gluten.

 

Y para terminar, una cita.

“A estómago satisfecho, espíritu jubiloso” Friedrich Nietzsche (1844 -1900).