Todavía es temporada de verano y quiero mantener el plan de recetas energéticas para el equilibrio natural de nuestro cuerpo y poder así entrar con buen pie en la próxima estación.

 

A menudo, cuando hacemos un cambio hacia una alimentación natural y equilibrada y eliminamos nuestro consumo diario de químicos, lácteos, azúcares, carnes… y sentimos fuertes antojos por la comida de “antes”. Hay alimentos que nos equilibran los deseos irrefrenables de comer alimentos del pasado por su aspecto, textura y composición. Es importante que programemos con antelación lo que vamos a comer, y cómo lo vamos a comer y a qué hora lo vamos a comer, para no sucumbir a todos los anhelos de nuestros hábitos caóticos.

 

¡Esta receta cumple todos los requisitos!

 

El melocotón, una fruta de esta temporada, está cargado de vitaminas y minerales y es una gran fuente de fibra. Una receta que respeta la polaridad con el jugo de jengibre que nos aportará calor y sabor dulce para reconfortarnos, calmarnos y darnos centro. Saber cómo utilizar los minerales calmará nuestros deseos de comer azúcares y derivados.

 

El equilibrio en cada plato evitará que comas alimentos extremos

 

INGREDIENTES:

♥ 5 melocotones pelados y troceados

♥ 150ml de agua

♥ 2 cucharaditas de agar agar

♥ 1 cucharadita de KUZU

♥ 2 cucharadas de melaza de arroz (u otro endulzante natural)

♥ 1-2 cm de jugo de jengibre

♥ ½ cucharadita de canela en polvo

♥ 1 pizca de sal

 

PREPARACIÓN:

  1. Hervir el agua, los melocotones, el agar agar junto con una pizca de sal durante 10-15 minutos sin tapa y a fuego bajo/medio y removiendo.
  2. Añadir el jugo de jengibre, el endulzante y la canela.Triturar hasta obtener una consistencia cremosa.
  3. Diluir el kuzu con un poco de agua fría, añadirlo y dejar cocer 3-4 minutos.
  4. Apagar el fuego y triturar.
  5. Colocar la mezcla caliente en flaneras y dejar enfriar.
  6. Desmoldar y servir.

 

Nota: El dulce natural tonifica el estómago, el bazo y el páncreas, el azúcar simple los debilita.