Familiarizarnos con nuestra biología y la indivisibilidad de nuestro ser, es el inicio de este viaje llamado “autodescubrimiento”, hacia el territorio de las cosas que son posibles en la vida. Ahora te cuento la relación con las galletas de avena.

 

El viaje llamado “autodescubrimiento” es un viaje de retorno a uno mismo. Una aventura que requiere estar dispuestos a despertar a renunciar a una forma de vida de desconexión y nacer a una nueva consciencia.

 

Pongámonos en una situación cotidiana: enciendes la tele y se anuncian las galletas dinosaurus. En teoría, unas super saludables galletas, avaladas por la Asociación Española de Pedriatía (AEP) para que puedan ser consumidas incluso por los más peques. Según la etiqueta nutricional, este tipo de productos (aquí no sólo me refiero a las galletas Dinosaurus. Las galletas María también las incluyo. Incluso las integrales), contienen la pócima perfecta para la desconexión de nuestro centro, de nuestra sabiduría. Alrededor de un 21% de azúcar y eso es mucho azúcar.   

El azúcar no sólo promueve el aumento de la tasa de obesidad

 

Estos productos son claramente una preocupación y deberían de ser estrechamente controlados, ya que promueven el gusto por ‘dulce’ (algunos por lo ‘salado’) sobre todo en nuestros consumidores más jóvenes. Conocer este tipo de información es importante si queremos evitar la falta euforia generada y que finalmente nos lleva al cansancio y nerviosismo que únicamente es neutralizado con una rápida dosis de otro azúcar simple. 

 

El cuerpo es el instrumento de la vida, la vida es música y mi cuerpo la cuerda….el cuerpo es el templo del espíritu, templar las cuerdas del instrumento para que el alma de la nota y así ser los músicos, los artistas del arte del vivir” Dr. J. Carvajal

 

 

 

Ingredientes para las galletas de avena y frutas

2 tazas de copos de avena s/g (200 g)
1 taza de orejones (125g)
1 c.p. de vainilla polvo
1/2 taza de arándanos y cerezas deshidratadas (60g)
1 naranja ecológicas, su zumo y ralladura
¼ c.p de sal marina sin refinar
1 c.s. de aceite vegetal (girasol)
Aceite esencial de naranja (a.e.) – opcional.

 

PREPARACIÓN:

  • Precalentar el horno a 180ºC
  •  Lavar las naranjas, hacer el zumo, rallar su piel y reservar.
  • Triturar los orejones.
  • Poner en el robot: los copos de avena, los orejones, la ralladura de naranja, la vainilla y la pizca de sal y el a.e.
  • Triturar y añadir el zumo de las naranjas y volver a triturar para que se incorpore.
  • Añadir las frutas deshidratadas y triturar un poco.
  • Retirar del robot y poner en un bol junto con el aceite. Mezclar.
  • Hornear 30 minutos y dejar enfriar (si eres capaz, antes de probar las galletas de avena).

 

galletas de avena y frutas