Las oraciones no harán que tus síntomas desaparezcan, la alimentación no evitará que te mueras y el yoga tampoco conseguirá que te vuelvas un impermeable ante la crítica.

Si alguna vez te has preguntado: ¿Cómo es que hay tantas personas que aún trabajando en su práctica espiritual siguen pisando mierda? y ¿Cómo es que después de tanto tiempo mantener tu ego a raya, todavía tengas celos? o ¿Cómo es posible que después de tanta terapia todavía no te sientas en Paz? Te diré que, la práctica espiritual no nos alejará a todas las personas, situaciones, sentimientos y emociones de nuestra vida y que todo seguirá siendo trágico y cómico a la vez. Pero ese impulso a seguir buscando y que intuitivamente, sabemos que en algún lugar hay una respuesta a cada pregunta, nos ayudará a manejar las cosas difíciles.

 ¡No conseguiremos ser unos super humanos, pero nos ayudará a enamorarnos de la humanidad!

En nuestro interior siempre habrá un anhelo espiritual y únicamente tú tienes el poder de encontrar el nutriente adecuado. La clave es la inspiración. Cuando nos sentimos inspirados, damos vida al espíritu y cuando le damos vida al espíritu, nos sentimos inspirados.

No puedes eliminar de tu dieta a la espiritualidad de la misma manera que no puedes separar a tu mente de tus emociones. Somos seres espirituales y nos alimentamos de esa espiritualidad.

 

¡Sacia a tu hambre espiritual!

♥ Todas las experiencias espirituales dependen de la conexión cuerpo-mente. Tu cuerpo responde a la manera de como piensas, sientes y actúas.

♥ Si quieres conocer a tu Ser Espiritual, debes estar “aquí y Ahora”. El “aquí y ahora” no se acaba nunca. Así que, la decisión que ahora estés tomando afectará al resto de tu vida. La vida es ahora.

♥ Practica a expandir tu conciencia. Tu vida sólo será tan plena como lo es tu consciencia.