¿Eres de los que al comer con las manos se te abre el mundo bajo tus pies? ¡Ajá! ¡Este post es para ti! Porque comer un maki de quinoa y remolacha (o dos…) puede ser tan gratificante como la primera siesta del verano. ¿Quién no ama eso? ¡Por Dios, yo sí lo hago! Me encantan las envolturas, los sándwiches, los panes planos (y no me refiero al Bimbo) y el sushi … ¡como este!

 

¿Cómo acertar entre tantas combinaciones posibles?

 

Los tres ingredientes de la receta de maki de quinoa y remolacha son perfectos para tener un sushi rico y fácil, pero puedes usar todo lo verde y fresco de la estación y encajarlo en un bonito rollito.

 

Estos ingredientes son super sencillos de encontrar y perfectos para una buena digestión. Incluso sin siesta. Contienen una gran cantidad de vitaminas y minerales de los vegetales crudos, carbohidrato de calidad e incluso la b12 del alga.

 

¿Alguna vez te has encontrado haciendo algo repetidamente?

 

Ya sea con la alimentación, con el trabajo… puedes encontrarte en piloto automático comiendo y haciendo siempre lo mismo. ¡No tiene sentido! Olvidarse el por qué estás haciendo lo que haces, termina por convertirse en un hábito superficial y de mentalidad poco saludable.

 

Todos los que formamos parte de esta comunidad de Nutrición Integral queremos tomar consciencia sobre por qué estamos cuidando a nuestros cuerpos: físico, mental y emocional. Queremos asegurarnos de que lo que entra en nuestra boca nos alinee con el para qué hemos hecho estos ajustes en nuestras vidas, para poder seguir haciendo de esto un hábito de por vida.

 

Así que toma este momento para reflexionar ¿cómo te gustaría sentir en tu día a día? Y piensa si lo que haces es la mejor opción para ese estilo de vida. Recuerda que lo que comes es el mejor producto de belleza y medicamento para liberar a tu cuerpo de toxinas. Sólo así podemos ser y sentir lo mejor de nosotros.

 

 

Después de todo, ¿no es eso de lo que se trata la vida? Tener salud óptima para que tengamos la energía para hacer todas las cosas que queremos hacer, como pasar tiempo con nuestra familia y amigos. Necesitamos sentirnos bien para dar lo mejor a los demás. Y sin una nutrición adecuada, no estamos en nuestra mejor versión.

 

RECETA DE MAKI DE QUINOA Y REMOLACHA

 

INGREDIENTES:

300 g de quinoa

1 remolacha grande cocida cortada en tiras

5 hojas de alga nori

1 aguacate pequeño maduro cortado en tiras

6 c.s. de vinagre de arroz

2 c.s. de endulzante natural (sirope de ágave)

Una pizca de sal marina

50 ml de salsa de soja

Unas ramitas de cebollino picadas

 

PREPARACIÓN:

  • Lavar la quinoa, tostarla rápidamente y colocarla en una cazuela, junto con 2 tazas de agua y una pizca de sal marina. Tapar y llevar a ebullición, reducir el fuego al mínimo y cocer durante 20 minutos. Dejar enfriar
  • Tostar las hojas de nori aguantándolas horizontalmente a unos 3 cm sobre la llama y moviéndolas horizontalmente durante unos segundos, hasta que se vuelvan de color verde brillante.
  • Mezclar el vinagre, el endulzante y la sal en un bol y añadirlo a la quinoa cocida.
  • Colocar una hoja de alga encima de una esterilla de bambú y extender una capa fina de quinoa equitativamente sin aplatar y dejando 1,5 cm libres en la parte superior.
  • Añadir las tiras de verdura en línea y enrollar a partir de la parte inferior apretando bien (tirando hacia ti). envolviendo los ingredientes y presionando firmemente en la nori. Mientras se enrolla, recoger el extremo de la esterilla, para que no se introduzca en el rollo.
  • Seguir enrollando hasta llegar al final del alga y presionar bien para que se cierre. Usar unas gotas de agua para sellar.
  • Finalmente, apretar suavemente la esterilla alrededor del rollo para asegurarse de que esté compacto y no se salga el relleno por los lados.
  • Repetir con cada hoja y guardar en la nevera unos 15 minutos.
  • Cortar los rollos en tiras de 2 cm con un cuchillo bien afilado y humedecido en agua.
  • Servir con la salsa de soja, el cebollino y el jengibre.

 

Nota: Si se quiere se puede hacer una salsa para extender encima de la quinoa: 1 c.s. de mantequilla de cacahuete diluida con un poco de agua caliente, 1/2 c.c. de pasta de ciruela umeboshi, 1 c.c. de mostaza. ¡Está de infarto!

 

Es hora de volver a tomar conciencia de los principios que hemos aprendido, recordarnos las elecciones pasadas, reflexionar sobre lo cómo nos sentimos y ver dónde podemos fortalecernos para poder continuar. Para seguir adelante, sabiendo que estamos haciendo ¡lo mejor!

 

Comienza hoy mismo, mientras haces esta nueva receta (o cualquiera de las recetas de Nutrición Integral ), y piensa en toda la bondad que nos trae la Madre Tierra.

 

Este tema ha despertado mi lado “espiritual” como ningún otro (cosa que, por otra parte, es bastante fácil), así que si pasas por aquí me encantaría que me dejaras leer tu opinión sobre el autocuidado. ¡Ya tengo puestas las gafas de abuela!

 

 

maki de quinoa y remolacha