Mi dieta durante un día no sigue reglas rígidas y no prohíbe alimentos. Podría definirse una alimentación macrobiótica o energética, porque está basada principalmente en alimentos nutritivos y energéticos que dejan en el cuerpo el mínimo de residuos tóxicos, tales como: verduras, hortalizas y frutas de temporada, locales y cereales integrales en grano, legumbres y derivados. Casi todas las proteínas son de origen vegetal: semillas, frutos secos, legumbres y derivados, huevo, algo de pescado y ocasionalmente algún lácteo. Condimentos de especias naturales y endulzantes no artificiales de las melazas de cereales o del concentrado de manzana y de la fruta seca ecológica no azucarada. Agua de buena calidad, sal marina no refinada, tés y bebidas sin teína.

 

Lo que hace que mi dieta sea más específicamente macrobiótica y energética, es por mi formación en este tipo de alimentación. Es posible que hayas oído hablar de la alimentación natural y energética y la macrobiótica y lo asocies sólo vegetales. Sin embargo, creo que mi dieta, encaja en esa categoría también.

 

Mi dieta durante un día

 

Empezando por mi desayuno, te diré que es muy variado. Puede tratarse desde una crema de cereales como esta crema de quinoa, una de estas tres opciones de desayuno energético, hasta un batido verde en verano con verdura y fruta fresca. Procuro no tomar más de 3 raciones al día y siempre son frutas de temporada y locales a excepción del aguacate u ocasionalmente plátano.

 

Los tentempiés también son muy variados. Desde fruta fresca o cocinada al vapor u horneada, dependiendo de la estación con unas semillas o frutos secos. No más de 30 gramos al día. A menudo opto por ayunar. Mi cuerpo está acostumbrado. Se dice que el ayuno intermitente nos ayuda regenerar, porque la energía del cuerpo no se destina a digerir todo el día. Siento que esto es muy beneficioso para mi salud.

 

Mis comidas diarias estándar se parecen a esto:

 

Reparto mi plato aproximadamente en partes iguales, de manera que un 25% lo ocupan las verduras de hoja como el: brócoli, coliflor, col rizada, judías verdes…, otro 25% las verduras redondas o de raíz crudas o cocinadas: calabacín, pepino, calabaza, cebolla… y el otro 50% lo forman las proteínas vegetales y cereal integral como: el arroz, la quinoa, un poco de pasta, boniato…

 

Los bocadillos no están muy presentes en mi dieta a lo largo del día y a pesar de que pueden ser una buena opción, predominan las tres comidas sólidas al día. Intento variar lo que como cada día basándome en lo que está de temporada y escucho a mi cuerpo. Si veo judías verdes en mayo o calabaza en noviembre, mi boca comienza a humedecerse. Entonces sé que mi cuerpo lo quiere. ¡Escucha a tu cuerpo también! Cuanto más sano comas, más sintonizado comienzas a estar con lo que tu cuerpo realmente necesita.  

 

Por las noches mis cenas son más ligeras y suelen ser tempranas. Descubrí que por la noche nuestro cuerpo quiere relajarse. Durante el verano, una combinación de verduras crudas y alguna fruta cocinada son ideales. En invierno por la noche las verduras cocinadas son lo que mejor funciona.  ¡Sopas y cremas con proteína vegetal son maravillosas!

 

En mi dieta durante un día también trato de combinar la ingesta de grasas con ensaladas y verduras crucíferas para que mi cuerpo pueda procesar la comida más fácilmente. Aceites de primera presión en frío, algas marinas, fermentos naturales como el tamari, los pickles y el miso. Además, incluyo todo tipo de hierbas aromáticas y especias, junto con un té de hierbas personalizado que tomo dos o tres veces al día.

 

La sabiduría de tu propia autoreferencia

 

Espero que esta mirada en mi dieta durante un día típico te haya sido útil. Cada persona es diferente, por lo que no estoy prescribiendo mi dieta ni criticando a nadie que coma de manera diferente. Decir que este ha sido un proceso rápido y fácil sería mentirte. Sin embargo, sí sé que a través de este compromiso, hoy puedo disfrutar de una vitalidad y energía innegociable. Si tienes alguna pregunta o quieres que te acompañe en tu proceso de aprender a saborear y nutrirte, por favor, no dudes en escribirme. Podemos agendar nuestra primera sesión vía Skype o presencial si vives cerca de Vigo. También puedes echar un vistazo a mis planes online o al completísimo curso de Nutrición Integral y Alimentación Natural y Energética.

 

Recuerda que cuando comenzamos a comer de acuerdo a un orden natural, muy pronto nos hacemos con el control de nuestras vidas y reconocemos en los alimentos que ingerimos y en las apetencias o antojos, la relación directa con nuestras emociones y pensamientos. Cómo nos afectan y cuál es el efecto si las consumimos. Desarrollamos esa sabiduría que no encontraremos en la teoría de ningún libro ni siquiera en este post sobre mi dieta durante un día . La sabiduría de tu propia autoreferencia.

 

mi dieta durante un día