Si te preguntaras ¿cuánto eres consciente del poder que tiene la energía que llamamos “amor”, ¿qué responderías? Yo creo, que la respuesta está en la misma proporción que dedicamos nuestro tiempo a generarla. El amor es un terreno a conquistar y lo abarca todo, incluso nuestra alimentación. Seguro que sí has escuchado que el ingrediente secreto de todo exquisito plato es el amor, ¿verdad? Pues de ahí partirán las 3 claves para una nutrición integral. Del amor.

 

Vivir una vida espléndida

 

A lo largo de este camino y que llamamos vida, no es poco lo que venimos a experimentar. Para mi nutrición integral tiene la intención de que cada uno encuentre ese estado de equilibrio y y amor para desarrollarnos en todos los aspectos: biológico, mental, emocional y espiritual. 

 

En mis sesiones de: asesoramientocoachingcursos, y todo lo que divulgo, me enfoco en que lo anterior sea posible, ya que con toda la información que hoy en día tenemos, perdemos la perspectiva de las cosas y de lo que se considera una verdadera nutrición. Con el tiempo he aprendido que nos nutrimos de TODO: del aire que respiramos, del contacto con la naturaleza, de los seres humanos… y también de lo que comemos y cómo lo comemos.

 

“Todo es vivencia. Experiencias que nos nutren y nos llenan la vida de sabiduría”

 

Y ahora, 3 claves para una nutrición integral :

 

  • El dulzor de cada día. Desde que lactamos el sabor dulce es el sabor predominante para el resto de nuestra vida. Y no me refiero al dulce del azúcar o de los edulcorantes. Me refiero al sabor dulce de los cereales integrales, de las verduras redondas o de raíz, como las calabazas, las cebollas cocidas, las chirivías o las zanahorias.

Un error muy frecuente cuando queremos recuperar nuestro PESO NATURAL, es eliminar el sabor dulce de nuestra dieta y al igual que el amor, las verduras y los cereales integrales nos relajan. Nos aportan el dulzor que necesitamos en nuestra vida, sin tener que recurrir a los azúcares refinados.

Te invito a que durante una temporada (dale tiempo a tu cuerpo a equilibrarse) tomar todos los días una crema de verduras como primer plato, de segundo plato incorpora arroz integral u otro cereal y a lo largo del día tomar fruta fresca, seca o en compota. Comprobarás la gran diferencia!

 

  • Sorprende y vencerás. Lo mismo que en una relación monótona, en la que no se cuidan los detalles,  es cuestión de tiempo que alguno termine por cambiar de actitud sin explicación aparente y la relación se termine. No es un capricho de la naturaleza. Es el resultado de la danza de la atracción de la energía femenina y la masculina. Sino le prestas atención termina por disolverse.

Con tus platos ocurre lo mismo. Si siempre cocinas lo mismo, sin color sin texturas y sin tener en cuenta a todos los sabores, perderás el disfrute de comer. 

 

  • Potencia tu conocimiento y conecta con tu cuerpo. La comida que comemos también nutre nuestra energía. En el caso de las mujeres necesitamos nutrir nuestra energía Yin. Sin embargo, si le damos demasiados alimentos con energía extrema Yang como un exceso de horneados, salados y carnes, nuestros órganos y biorritmos femeninos (emociones, fluir, compartir, llenarse…) se verán afectados.

Ocurre lo mismo con aprender a nutrir la energía masculina. Si la naturaleza del hombre es más YANG y lo que come es muy yin (exceso de azúcares, de fruta, de alcohol, drogas…) sus biorritmos naturales como la vitalidad, la determinación, el enfoque y demás aspectos Yang también se verán afectados.

 

Pero no se trata de comer alimentos de naturaleza contraria, sino que la comida esté bien polarizada, equilibrada y con energía moderada. Este conocimiento te dará la libertad de escoger aquello que más nutra tu energía. 

 

Si quieres una nutrición integral personalizada no dudes en escribirme, a continuación te dejo el enlace donde podrás contactar conmigo. Mil gracias por estar ahí.

 

 

perder peso