Alguna vez te has preguntado, desde su significado más profundo, el para qué comes . Las preguntas, ¿Qué es saludable?, ¿Qué es moralmente correcto? O ¿Qué es sostenible?, suelen venir con respuestas diferentes para cada uno. Personalmente sé que me he hecho estas preguntas, con múltiples respuestas que han cambiado de forma y han evolucionado con el tiempo. Pero la respuesta de para qué como, ha sido la única que se ha mantenido hasta ahora.

 

¿Qué cambiaría en tu vida si a partir de ahora te enfocaras en comer para generar una buena calidad de sangre?

 

Desde mi punto de vista, cualquier dieta debe basarse en el sentido común y la conexión con la intuición y la observación. De esta forma creamos, casi sin esfuerzo, equilibrio en nuestro plato. El mismo equilibrio para generar una buena calidad de sangre. La misma sangre que nutrirá nuestros órganos y aumentará nuestra energía y vitalidad.

 

La dieta que hemos adoptado en los últimos miles de años ha dado como resultado un cuerpo muy intoxicado y la idea es poder equilibrarnos a todos los niveles con una dieta de transición basada principalmente en:

 

1.- Carbohidratos: Son azúcares polisacáridos y podemos conseguirlos en forma de cereales integrales que nos proporcionan energía, vitalidad y nutren nuestro sistema nervioso.

2.- Proteínas: Forman los tejidos y los músculos e intervienen en la estructura y función de las células. Es decir, construyen y reparan el cuerpo. Contienen proteínas: las legumbres, los frutos secos, semillas,  tofu, miso, tamari, tempeh, etc, la carne, el pescado y los huevos son fuente de proteínas a reducir.

3.- Minerales: Regulan el pH de la sangre, el sistema nervioso, los músculos, los huesos, los dientes… Están presentes en la sal marina, las verduras del mar (algas) y las verduras de tierra, sobre todo biológicas.

4.- Vitaminas y fibra: Son imprescindibles para los procesos metabólicos. Son fuentes de vitaminas y fibra las verduras de tierra y las frutas, fundamentalmente.

5.- Aceite y grasas: Necesarios para un óptimo funcionamiento del cuerpo y regulación de la temperatura corporal. Los encontramos en: los aceites prensados en frío sin refinar, semillas y frutos secos.

6.- Fermentados: Nos ayudan a regenerar la flora intestinal y a tener una buena absorción de nutrientes. Encurtidos (pickles) sin pasteurizar o hechos en casa, miso, salsa de soja y umeboshi.

7.- Agua: esencial para la vida, que junto a los demás líquidos que ingerimos hace posible todas las reacciones químicas celulares, el transporte de nutrientes, células, hormonas, enzimas, y proteínas, así como de las sustancias de desecho a través de la sangre, linfa y orina.

8.- Depuraciones: El organismo debe mantener su Ph equilibrado. Un cuerpo alcalino es muy difícil que enferme, y con depuraciones periódicas con alimentos alcalinizadores libre de lácteos, carnes, pescados, gluten, azúcar, etc.  te permitirá recuperar tu peso en forma rápida, eliminando toxinas y residuos que tu cuerpo no necesita.

 

Ya sabes para qué comes ?

 

Si te interesa regenerar tu organismo con una planificación de menús detallada te recomiendo SOLUCIÓN DETOX, un programa online que puedes ver aquí. Y si quieres que te ayude a revisar el para qué comes y reajustemos tu alimentación adaptándola a tus necesidades personales solicita una consulta presencial o por skype. Te haré sugerencias prácticas sobre alimentación y estilo de vida.

 

para que comes