¿Qué tal llevamos la semana menos productiva del año? Bueno, al menos para algunos… Es hora de pasar tiempo con la familia, los amigos, hacer los propósitos de año nuevo y comer hasta reventar (sólo es una expresión. No lo tomes al pie de la letra, por tu bien)

Hablemos ahora de cosas serias

 

A sólo unas horas de las campanadas, quiero llegar a ti antes de Año Nuevo. Ahora es un momento de “mucha fuerza” para mirar hacia adentro y escuchar de corazón sobre lo que verdaderamente es importante. Establecer las mejores intenciones.

 

He tenido una preciosa y tranquila Navidad, y aprovecho para hacer una introspección profunda. Siento que cuando uno establece sus mejores intenciones conecta con la fuente de toda existencia, con los demás, con la vida.

 

Toda la vida he pensando que tenía que hacer mis propósitos de año nuevo, que tenía que darle un propósito a mi vida, a mi existencia y resulta que mi existencia ya tenía un propósito para mi desde antes de que yo existiera. ¿Cuál? El propósito es “explorar el error”. 

 

El mundo está en pleno cambio

 

La vida es un cambio constante y todos estamos destinados al cambio nos guste o no. Darnos cuenta de que vivimos en un error, un error que desea ser explorado, es nuestro único y verdadero propósito. Un error que nos lleva a vivir en la imperfección, en la supervivencia. Un error que nos invita a desarrollar nuestro mayor potencial.

 

Lo sé, a pocas horas de cerrar este año me he puesto muy profunda. Pero, es un buen momento para hacernos preguntas que traerán respuestas que tramarán un nuevo año. Un año más coherente.

Preguntas sobre los propósitos de año nuevo

  1. ¿Cuál es esa gran lección que te ha dado este año la vida? ¿Cómo piensas aplicarlo en este nuevo año?
  2. ¿Sabes realmente lo que quieres, para qué lo quieres y cómo hacer para que eso suceda?
  3. ¿De qué manera has ayudado a otras personas? ¿De qué manera vas a seguir ayudando?
  4. ¿Cuál ha sido el plato o la receta que que has elaborado y más te ha gustado este año? ¿Te ha quedado alguna otra pendiente por hacer?
  5. ¿De qué te tienes que desprender para avanzar? ¿Sientes que tienes creencias negativas que podrías trabajar?
  6. ¿Cuáles son los hábitos saludables de vida que te gustaría incluir el próximo año?
  7. ¿Existe alguna situación difícil que exige tu atención? ¿Te gustaría cerrarla?

 

Desde mi corazón agradecido, te espero el próximo año haciendo todo lo que tienes en tus manos para cumplir con tus propósitos de año nuevo. Tu propósito más verdadero.

 

 

Con amor, Cris.