La avena es uno de los granos más saludables de la tierra. Sin embargo, fue excluida durante mucho tiempo de la alimentación sin gluten. Los últimos estudios científicos y expertos en celiaquía han llegado a la conclusión de que la avena pura en cantidades controladas es un valioso complemento en la dieta sin gluten por su alto valor nutritivo y energético, de echo existen más de 9 razones para comer más avena, pero intentaré no extenderme demasiado.

Semillas de vida

Los granos de avena, la forma más intacta y completa, tardan mucho tiempo en cocinarse. Por esta razón, la mayoría de la gente prefiere la avena laminada, triturada o cortada con acero. No debemos olvidar que los granos enteros son semillas de vida, que podemos plantar y crear nuevas plantas, nueva vida, con lo cual nos van a aportar más vitalidad que la avena procesada.

La avena instantánea (rápida) es la variedad más procesada. Esto te va a llevar menos tiempo para cocinar y la textura puede ser blanda.  Así su consumo es más habitual en el desayuno y a menudo se incluye en magdalenas, barras de granola, galletas y otros productos horneados. Es importante darle prioridad a los alimentos naturales y reducir los industriales.

9 razones para comer más avena

1.- Increíblemente nutritiva:

La composición de nutrientes de la avena está bien equilibrada. Contiene carbohidratos y fibra y más proteína y grasa que la mayoría de los cereales. También contiene importantes vitaminas, minerales y compuestos antioxidantes. Para que te hagas una idea, media taza (78 gramos) de avena seca contiene: 51 gramos de carbohidratos, 13 gramos de proteína, 5 gramos de grasa y 8 gramos de fibra, pero solo 303 calorías.

2.- Potente fibra:

La avena tiene un alto contenido en fibra soluble beta-glucano, esta es otra de las razones para comer más avena ya que esta fibra nos refuerza el el sistema inmunológico, promoviendo la salud de las bacterias intestinales y aumentando la sensación de plenitud.

3.- Protector cardiovascular:

La avena también puede reducir los niveles de colesterol y proteger el colesterol LDL. Hay estudios que nos informan que los antioxidantes en la avena trabajan junto con la vitamina C para prevenir la oxidación de LDL. Esto ayuda a reducir el riesgo de enfermedad cardíaca al disminuir tanto el colesterol total como el colesterol LDL y protegiendo el colesterol LDL de la oxidación.

4.- Control del azúcar:

La diabetes tipo 2 es una enfermedad común, caracterizada por niveles elevados de azúcar en la sangre. Por lo general, es el resultado de la disminución de la sensibilidad a la hormona insulina. Gracias a la fibra soluble beta-glucano, la avena puede mejorar la sensibilidad a la insulina y ayudar a reducir los niveles de azúcar en la sangre.

5.- Energía de larga duración:

Es el cereal de invierno por excelencia, de consistencia cremosa y al estabilizar los niveles de azúcar en sangre, no hay subidas ni bajadas, con lo cual ofrece un adecuado equilibrio a nuestro cuerpo.

6.- Disminuye el riesgo de asma infantil:

Muchos investigadores creen que la introducción temprana de alimentos sólidos puede aumentar el riesgo del niño de desarrollar asma y otras enfermedades alérgicas. Sin embargo, los estudios sugieren que esto no se aplica a todos los alimentos. La introducción temprana de la avena, por ejemplo, en realidad puede ser protectora. Alimentar con avena a bebés antes de los 6 meses está relacionado con una disminución del riesgo de asma infantil.

7.- Alivia el estreñimiento:

El salvado de avena, la capa externa rica en fibra del grano, ayuda a reducir el estreñimiento, lo que reduce significativamente la necesidad de usar laxantes. Otra de las razones para comer más avena, sobre todo personas mayores.

8.- Mejora el sistema nervioso:

La avena nos ayudan a aumentar los niveles de la serotonina (un neuroquímico) en el cerebro. Lo que hace la serotonina es producir un efecto calmante sobre el cerebro y el cuerpo para aliviar la sensación de ansiedad, nerviosismo e incluso el insomnio.

9.- Peso natural:

El Beta-glucano también puede promover la liberación del péptido YY (PYY), una hormona producida en el intestino en respuesta a la ingesta de alimentos. Esta hormona de la saciedad ha demostrado reducir la ingesta de calorías y puede disminuir el riesgo de obesidad.

Nota importante: Si tienes enfermedad celíaca o sensibilidad al gluten, elije productos de avena certificados como sin gluten.

 

 

razones para comer más avena