Tacos de pescado y aguacate

Para los tacos :

1 taza de pescado limpio y troceado: salmón, lubina, mero, atún, merluza…

Aderezo para el pescado:

1 c.s. de aceite de oliva virgen extra

1 c.s. de zumo de limón

Pizca de sal marina y pimienta negra

Cilantro fresco al gusto.

1 c.p. jalapeño picado (opcional)

Ensalada de col:

1-2 tazas de col o col, repollo o lechuga cortada en juliana.

2 c.s. de vinagre de manzana bio

Pizca de sal marina y pimienta negra

1/2 cebolla roja cortada en cubitos

1 tomate cortado en cubitos

1/4 taza de cilantro recién picado

1/2 taza de aguacate o guacamole (opcional)

1 limón en cuartos

8 tortillas de maíz calentadas.

REPARACIÓN:

1- Mezclar los ingredientes del aderezo y macerar el pescado en un bol durante 15-20 minutos.

2- Mientras tanto, preparar la ensalada mezclando la col, repollo o ensalada con el vinagre y los demás ingredientes.

3- En una sartén a fuego medio-alto, cocinar el pescado unos minutos por cada lado. El tiempo de cocción real dependerá del grosor y el tipo de pescado. El pescado se hace cuando puede ser fácilmente escamado con un tenedor.

4- Preparar los tacos con el pescado, la ensalada, el aguacate o guacamole y un chorrito de zumo de limón.

¿Cómo preparar las tortitas?

Por fortuna para mí, hacer tortitas me resulta divertido y gratificante. Además, son caseros, no contienen gluten, lácteos y no es necesario encender el horno. Estas tortillas son un poco rígidas, pero quedan ideal para la preparación de los tacos. Si quieres que sean más blanditas se le puede añadir unos 30 gramos de aceite. Yo las preparo con harina nixtamalizado, (harina de buena calidad, por ser de grano entero, libre de gluten, integral, orgánico; además de contar con aporte de fibra) y hoy en día se consigue casi en cualquier supermercado o tienda BIO.

Ingredientes

Para unas 10-12 tortillas

  • 250 g de harina de maíz blanco precocida.
  • 5 g de sal
  • 350 g de agua templada

Preparación

  1. Echar en un bol la harina, la sal y el agua templada.  Mezclar con una cuchara de madera hasta que empiece a resultar difícil, entonces empezar a amasar con las manos durante 3-5 minutos. La consistencia de la masa debe ser pegajosa pero no demasiado. Tapar con plástico y dejar reposar 10 minutos.
  2. Hacer bolitas con las manos del tamaño de un huevo aproximadamente y colocar cada bolita encima de un film transparente para después darle forma. Cubrir con otro film cada bolita de masa y con la ayuda de una fuente o tabla de cortar, estirar la masa haciendo una presión uniforme. El grosor ideal será fino, de 1 o 2 milímetros.
  3. Colocar la sartén sobre el fuego medio/alto y despegar cada bolita del plástico con cuidado para echar las tortitas con una gota de aceite unos 2 minutos o hasta que se doren por cada lado.
  4. El punto flaco de estas tortitas caseras es que no se conservan demasiado tiempo después de cocinadas. Se quedan un poco tiesas y van perdiendo sabor, así que hay que comerlas en el momento. El punto fuerte es que no te costará comerlas en en momento. ¡Están muy ricas!