Vivimos en un mundo lleno de estímulos, positivos y negativos. Nuestra hambre visual busca satisfacerse constantemente. La fotografía de estos tallarines de calabacín seguramente no tenga el mejor alcance del hashtag #foodporn,  por ejemplo. Pero igualmente te recomiendo que la pruebes.

Se honesta y dime, ¿cuántas veces has comido con los ojos?

 

¡Vamos! Haz memoria. ¿Cuántas veces has navegado por universos de pastas, pizzas y postres estimulando tu líbido gourmet y reaccionando inconteniblemente comiendo en exceso?

 

Los formatos llamativos siempre consiguen llamar nuestra atención. ¡Cierto! y si eres de las despistadas sucumbirás y te excederás en tu balance calórico ideal.

 

Aliméntate con comida real

 

Si quieres darte cuenta de los diferentes tipos de hambre y evitar el “comer por los ojos”, entra en 90 días cuidando de ti . En él enseño cómo dejar de vivir en piloto automático y comer ese postre sólo porque tiene una pinta estupenda. Para que te hagas una idea más concreta, si ese postre lo presentaran en forma de pastiche amorfo, ¿te apetecería igualmente?

 

Esta receta es sencilla, real y por su apariencia de pasta seguro que gustará incluso a los más peques. A mí me gusta el colorido verde de la piel del calabacín pero si prefieres que las “cintas” tengan un aspecto más parecido a la pasta, puedes pelarlo antes.

 

¿Me acompañas y preparamos los tallarines de calabacín?

 

 

INGREDIENTES PARA 2 PERSONAS:

 

♥ 2 calabacines

♥ 6 dientes de ajo

♥ 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

 

PARA LA BECHAMEL

 

♥ 1 coliflor

♥ 1 cda. de pasta umeboshi

♥ 1 cda. aceite de oliva virgen extra

♥ pizca de nuez moscada

♥ sal marina

♥ agua de la cocción

 

¿CÓMO SE PREPARA?

 

  1. Con una mandolina o spirali cortar los calabacines en forma de tallarín.
  2. Dorar el ajo picado y saltear dos minutos los tallarines.
  3. Una vez tengamos la coliflor cocinada (al vapor unos 15 minutos), triturar con el resto de los ingredientes para la bechamel.
  4. Podemos espolvorear por encima levadura de cerveza o levadura nutricional.
  5. Servir y saborear.

 

¿Alguna nota?

Una receta ligera y digestiva que espero que te guste.

 

tallarines de calabacín