Si tienes pocas ganas para cocinar o la cocina no es tu pasión, no debes olvidar que es importante cuidar lo que llevas a tu boca. Hay que tener en cuenta que nuestra sangre se crea a partir de lo que comemos, por lo que de la misma manera que al construir una casa con materiales de mala calidad, la casa necesitará reformas con frecuencia, igual que nuestro cuerpo pedirá las suyas.

Cuando mis clientas me comentan que quieren platos sencillos, sin tener que añadir ingredientes como el shoyu, umeboshi, tempeh, las apoyo para que hagan sus cambios gradualmente. Eso si, para conseguir un cambio, debemos hacer cambios y sustituir aquellos alimentos no saludables por opciones más saludables y el plato seguirá siendo sencillo pero con unas pequeñas variaciones.

En esta receta se sustituye la proteína animal por la vegetal y la pastilla de saborizantes por el shoyu y la ralladura de limón. De esta manera conseguimos una intensidad de sabor en un plato nutritivo y saludable.

 

TEMPEH CON PIÑONES

Ingredientes para 2 personas:

♥ 1 bloque de tempeh 250g

♥ 1 cebolla grande cortada a cuadrados

♥ 1 calabacín grande cortado a cuadrados

♥ 1/2 taza de calabaza cortada a tiras

♥ 3 cdas. de piñones

♥ 3 cdas. de shoyu

♥ ralladura de limón

♥ 2 cdas. de aceite de oliva virgen extra.

 

Preparación:

 

  1. Lavar bien el tempeh bajo el grifo y con agua fría y cocer durante 30 minutos en agua.
  2. Saltear la cebolla, troceada en cuadrados durante 10 minutos.
  3. Añadir todos los ingredientes excepto los piñones y la ralladura y cocinar durante 10 minutos más.
  4. Finalmente añadir la ralladura de limón y los piñones y cocinar durante 5 minutos.
  5. Servir.

 

Notas:

  • El shoyu es es la primera salsa de soja que se introdujo en Occidente. Se trata de una salsa de soja que se obtiene a partir de fermentar soja junto a granos de trigo tostados, agua y sal. A diferencia del tamari que no contiene gluten, el shoyu  como está hecho con trigo contiene gluten. Tiene un sabor más suave que el resto de salsas de soja porque tiene menos soja y sal, por lo tanto, se puede tomar más a menudo que el tamari (exceptuando las personas con intolerancia). Se puede utilizar tanto para condimentar verduras y proteínas vegetales como para preparar sopas y otras salsas con limón, mostaza natural, jengibre, melaza de cereales o aceite de oliva de primera presión en frío. Nutricionalmente contiene más proteínas y más cantidad de calcio.