La vida de cada persona es diferente y creo que la técnica de batch cooking o cocinar por lotes no sea la clave para todo el mundo. Pero sin duda puede ayudar a tener una alimentación saludable para aquellas personas que, a menudo, se encuentran con este tipo de situaciones:

  • «No había nada en la nevera».
  • “No he tenido tiempo suficiente para hacer nada; sólo 30 minutos antes de llevar a los niños a clases de baile / piano / violín … «.
  • «No tenía nada para llevarme al trabajo y el único lugar cerca del trabajo es ese sitio de comida rápida (…)».
  • “Estoy tan cansada/o cuando llego a casa que cocinar después de un largo día me parece demasiado «.
  • “Estoy tan hambrienta/o que antes de llegar a casa me resulta más fácil detenerme en algún lugar rápido y tomar algo «.

Te haces una idea, ¿verdad?. Supongo que te has escuchado decir algo similar. Pero antes de continuar diciendo este tipo de frases, te recomiendo establecer el hábito del batch coocking o cocinar por lotes y a ver qué pasa.

Batch cooking o cocción por lotes

Si para ti cocinar y comer saludable es un desafío que te consume mucho tiempo, puedes preparar parte de tu menú semanal en un día (p. Ej. Domingo), así lo vas consumiendo durante la semana y en vez de pasarte 6 veces a la semana en tu cocina, de 45-60 minutos (para el desayuno y 1 comida principal), concentras la preparación en un sólo día y así ahorras tiempo, evitas desperdicios, te liberas de la carga mental de pensar, y sobre todo evitas comer accidentalmente en cualquier parte. Seguramente notarás diferencias… ;-).

Preparaciones para varios días

  1. Tostar una clase de semillas y frutos secos. Se dejan enfriar y se guardan por separado en una jarra de vidrio hermético.
  2. Cocinar una clase de legumbre. Con la mitad de lo cocinado hacer un paté y guardarlo en el frigorífico. Con el resto, hacer una sopa para un día y un estofado para otro. Cambiar de legumbre cada semana.
  3. Podemos cambiar cada día de proteína sin tener que emplear mucho tiempo. Ejemplo: lunes, lentejas; martes, tofu fresco; miércoles, pescado; jueves, paté de lentejas; viernes, seitán; sábado, tempeh, y domingo, setas.
  4. Elegir un cereal integral o pasta.  Te aseguras la porción de carbohidrato y puedes hacer platos muy sabrosos: paellas, risottos, ensaladillas con mayonesa de tofu, croquetas, sopas, ensaladas, salteados de verduras… o simplemente puedes recalentar al vapor la cantidad que vayas a consumir. Algunos cereales de cocción rápida son el mijo y la quinoa y derivados de cereales con cocciones cortas son: el cuscús, la pasta integral y la polenta.
  5. Algunas preparaciones interesantes como una crema de verduras, una compota de frutas o gelatina de fruta fresca o unos snacks con una mezcla de semillas, almendras, cacahuetes tostados y pasas; crujiente de cereal hinchado…).
  6. Los beneficios de preparar mermeladas sin azúcar, encurtidos, fermentados, conservas, etc., son notables y valen un capítulo por sí mismos.

 

 

Al principio, es posible que te sientas abrumada/o con todos los alimentos que quieras preparar para toda una semana, por lo que te sugiero empezar con una comida que en la que te veas más presionada/o por el tiempo o que represente el mayor desafío para cocinar.

Soy de las que pienso que aprender a comer bien debería ser fácil para todos. Por eso te presento mi programa Plan de Peso Natural Online en el que tienes una planificación de menús saludables basados en el Batch Cooking, con lista de compra y alimentos de temporada. Y por supuesto, también tienes toda la información que necesitas para poder cambiar de hábitos para siempre. ¡Haz clic y nos vemos dentro!

bacth cooking