06 de junio a las 6 de la tarde y aquí estoy escribiendo de algo que posiblemente te suene a chino. El butirato. A estas horas ya me crujen las tripas y estoy a punto de comer una ensaladilla de garbanzos rica en ácido butírico. Pero, ¿Qué es el butirato y por qué deberías conocer sus beneficios?

Lo que necesitas saber es que tu intestino necesita butirato para la salud y que este es un ácido graso de cadena corta producido por la fermentación de la fibra dietética en el intestino.

Ácidos grasos de cadena corta: butirato, propionato y acetato

Los ácidos grasos de cadena corta (AGCC) incluyen butirato, propionato y acetato. Se producen una vez comemos alimentos ricos en fibra soluble o almidón resistente, a nivel del intestino grueso, o colon (donde hay poco oxígeno), gracias a la fermentación que realizan las bacterias de la microbiota. En concreto, aquellas que pertenecen al género Firmicutes.

El propionato y el acetato son producidos por bacterias del grupo Bacteroides, mientras que el butirato es producido por diferentes especies de Firmicutes (bacterias anaerobias).

Tu cuerpo produce menos butirato que otros ácidos grasos de cadena corta, pero tiene muchos beneficios para la salud y es necesario para la salud intestinal en general. Vamos a ver porqué.

  1. Un alimento para tus células intestinales.

El butirato es la principal fuente de energía para los colonocitos (células que forman el revestimiento del intestino) y a diferencia de la mayoría de las otras células del cuerpo que utilizan la glucosa como su principal fuente de energía, los colonocitos usan principalmente butirato. Sin butirato, estas células no podrían realizar correctamente sus funciones.

Los miembros del género Firmicutes , una clasificación de bacterias, son bien conocidos por producir butirato. Más específicamente, microbios como Roseburia spp. , Faecalibacterium prausnitzii y Eubacterium rectale .

  1. Aprovecha sus poderes antioxidantes

En nuestro cuerpo se producen productos de deshecho de las reacciones químicas llamados radicales libres. Los antioxidantes, por otro lado, son la defensa de su cuerpo contra ellos. Una gran cantidad de radicales libres causan daño y abruman los sistemas de reparación del cuerpo. A esto lo llamamos estrés oxidativo.

Bien, pues el colon o intestino grueso es un contenedor de almacenamiento para los desechos que se producen y se ha demostrado que niveles más altos de butirato aumentan los niveles de glutatión, un antioxidante producido en las células del cuerpo que neutraliza los radicales libres en el intestino.

Por lo tanto, una mayor producción de butirato podría mejorar la función de barrera de los colonocitos debido a sus funciones antioxidantes secundarias. Esto reduce el riesgo de inflamación en general y enfermedades como el cáncer de intestino, la enfermedad inflamatoria intestinal y el síndrome del intestino irritable (SII).

  1. Previene la inflamación intestinal

Ya sabemos que el butirato alimenta los colonocitos. ¿Qué ocurre con esta relación? Que a cambio, estas células ayudan a proporcionar un entorno libre de oxígeno en el que prosperan los microbios intestinales beneficiosos y esto va a mantener la inflamación bajo control, las células intestinales sanas y las bacterias intestinales felices.

Cuando el nivel de inflamación se ve afectado, puede provocar daño oxidativo y si esa inflamación se prolonga puede provocar incluso cáncer.

El butirato impide que funcionen algunas de las sustancias proinflamatorias del cuerpo. El efecto antiinflamatorio va a reducir el estrés oxidativo y controlará el daño causado por los radicales libres. Más butirato significa menos inflamación.

  1. Actúa contra el cáncer

El butirato mantiene estable el entorno intestinal y eso es gracias a su efecto protector asociado con la fibra dietética contra ciertos tipos de cáncer.

El cáncer de intestino, también conocido como cáncer colorrectal, es una carga de salud importante en el mundo occidental y nuestra dieta es en gran parte la culpable. Recuerda: ¡Una dieta baja en fibra dietética afecta a las bacterias en el intestino! Tus colonocitos necesitan butirato para obtener energía y, si no tienen energía, no pueden funcionar.

El butirato también es un inhibidor de la histona desacetilasa. La histona desacetilasa es una enzima producida en la mayoría de los cánceres. Debido a que el butirato es un inhibidor, hace que las células se «suiciden” en un proceso conocido como apoptosis. Por lo tanto, puede detener por completo el desarrollo de las células cancerosas.

La investigación sigue en curso y todavía se necesita recopilar más datos, pero está dando resultados prometedores en animales como antitumoral en cáncer colorrectal.

  1. Solución para un intestino permeable

El revestimiento de tu intestino necesita butirato para mantenerse saludable y funcionar correctamente. Es tan simple como eso.

El revestimiento intestinal es una barrera intestinal. Permite seleccionar “elementos” sanguíneas como vitaminas y minerales a entrar en el torrente sanguíneo y viajar a donde se necesitan. Del mismo modo, evita que las toxinas, los patógenos y los compuestos alimentarios ingresen al torrente sanguíneo y lo enfermen.

Así como la glutamina es muy importante para las células del intestino delgado el butirato lo es para las células del colon o colonocitos; es su principal fuente de energía.

El proceso se llama permeabilidad intestinal. Cuando la barrera está sana, los pequeños “agujeros” llamados uniones estrechas se relajan, lo que permite el paso del agua y los nutrientes.

Los malos hábitos, como comer bocadillos con frecuencia, o tomar ultraprocesados, azúcar, etc. evitan que estas uniones se estrechen y se cierren, por lo que las bacterias y las sustancias no deseadas pueden pasar al torrente sanguíneo. Esto es intestino permeable.

  1. Combate la obesidad y la diabetes

El butirato podría mejorar la obesidad y la diabetes tipo II al aumentar la producción de ciertas hormonas intestinales que mejoran el equilibrio de la sangre.

La insulina se libera del páncreas cuando aumenta los niveles de azúcar en la sangre. Por otro lado, este órgano libera glucagón cuando los niveles de insulina (y los niveles de azúcar en la sangre) en el torrente sanguíneo son demasiado bajos, por lo que el hígado puede enviar glucosa al torrente sanguíneo.

Juntas, estas hormonas trabajan para mantener estables los niveles de azúcar en la sangre. Cuando el nivel de azúcar en la sangre es demasiado alto, la insulina le dice a los músculos y las células grasas del cuerpo: – ¡Absorber el exceso de glucosa, por favor!. Por esta razón estas hormonas son importantes para la obesidad y la diabetes.

El aumento de la producción de ácidos grasos de cadena corta, incluido el butirato en el colon, aumenta la liberación de estas hormonas intestinales, lo que indica beneficios potenciales para controlar los niveles de azúcar en la sangre y prevenir el aumento de peso.

  1. Protege tu cerebro

Además de sus funciones en el intestino, el butirato tiene un potencial significativo para apoyar la salud del cerebro, ya que tiene una variedad de funciones biológicas con efectos neuroprotectores (que benefician a tu cerebro y al sistema nervioso).

El butirato se dirige a muchas de las vías asociadas con la progresión de enfermedades como la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Alzheimer, los accidentes cerebrovasculares y el autismo. Por lo tanto, el butirato puede influir en la salud del cerebro y la dieta podría ser una forma sencilla de mejorar los resultados de la enfermedad.

Aumentar la producción de butirato a través de su dieta es fácil y de bajo riesgo. Algún día, incluso podría ser un tratamiento para enfermedades cerebrales. Más importante aún, aumentar la producción de butirato hoy puede puede beneficiar su salud de muchas maneras.

  1. Comunicación social

Puede parecer una locura, pero nuestra comunidad microbiana podría estar influyendo en el  comportamiento social.

Te lo explico brevemente. El butirito huele fatal. Para que te hagas una idea, se parece al olor de la leche que se ha echado a perder o la mantequilla en mal estado. Suena repugnante, ¿verdad?

Bueno, es fácil entender por qué huele tan mal cuando se produce en condiciones anaeróbicas como putrefacción, debilitación biológica y fermentación. Pues el butirato también es un componente del olor corporal.

Algunos científicos creen que usamos ácidos grasos de cadena corta como el butirato para (inconscientemente) comunicarnos entre nosotros. Es conocida como una “hipótesis de fermentación para la comunicación química”. Y podría ser cierto!

Conclusión sobre butirato y beneficios

Una dieta alta en fibra puede aumentar la producción de butirato porque estimula el desarrollo de las bacterias productoras de butirato en el colon.

Si quieres dar de comer a las Firmicutes para que produzcan más este ácido graso, los alimentos que contienen prebióticos son ideales.

Las dietas ricas en grasas y bajas en carbohidratos pueden alterar la producción de butirato. Tus bacterias intestinales se alimentan de fibra, no de proteína animal. Entonces, la mejor manera de optimizar la producción de butirato es a través de una dieta rica en fibra.

BUTIRATO