Me matan algunos de los consejos para bajar los niveles de colesterol ¿Quién tiene el colesterol alto? y sobre todo, ¿Cuántas veces has escuchado consejos sobre el colesterol?.

Lo que está claro es que nos encontramos de cara a una nueva evidencia acerca del colesterol. Ya no es solo que las dietas del colesterol mal planteadas no sólo no logran conseguir lo que pretenden, sino que quizás en muchas ocasiones no es lo que más nos conviene.

Los errores y la evidencia sobre el colesterol

¿Te suenan de algo estas recomendaciones?

  1. Consume lácteos desnatados: Deja de lado la antigua creencia de que los lácteos desnatados son mejor que los enteros. Los lácteos enteros son mucho más nutritivos, saciantes y, además, contienen ácidos grasos beneficiosos para la salud. Céntrate en elegir lácteos más saludables.
  2. Toma fiambres bajos en grasa: Como dijo el nutricionista Julio Basulto: “Decir que el embutido y el fiambre no son saludables no es demonizarlos, es decir la verdad. Quien crea en el demonio que vaya al exorcista.” Por mi parte, menos fiambres y más ejercicio.  
  3. Limita el consumo de aguacate y frutos secos:  Y seguimos dando vueltas…  Estos alimentos no sólo no suben el colesterol, también son antiinflamatorios, antioxidantes y su consumo quizás resulte de utilidad para disminuir las cifras de colesterol sanguíneo en personas con sobrepeso u obesidad. ¿Por qué no limitar el consumo de todo tipo de grasas trans (bollería, margarinas…) y refrescos?
  4. Compra productos enriquecidos con fitoesteroles (danacol, yucol, benecol,…): El efecto hipocolesterolémico de los fitoesteroles lo conseguimos de forma natural aumentando el consumo de vegetales, frutas, frutos secos y las semillas (aceites de primera presión en frío de: maíz, girasol, oliva…).
  5. Reduce el consumo de huevos y marisco: La yema de huevo nunca subirá el colesterol. Es más, gracias a su colesterol, nosotros fabricamos vitamina D, hormonas sexuales, cortisol y bilis. Y en cuanto al marisco, sufrimos con su precio, pero no hay que sufrir si se come con frecuencia marisco (ácido graso insaturado) siempre que no tengas un desequilibrio en tu alimentación por el consumo de muchas harinas blancas, pastas con harinas blancas, bollería, bebidas azucaradas (ácido graso saturado).
  6. Elimina la sal: ¡Así, sin más! La sal es el alimento que proporciona el fuego al organismo y al espíritu. La sal si su origen es refinado, químico, o aditivo se convierte en un veneno cotidiano, pero no podemos meter en el mismo saco a todas las sales. Hay que tener en cuenta su origen, la cantidad, la forma como se utilice y la constitución de quien la consuma.
  7. Bebe una copa de vino al día: Aunque hay cierta evidencia a su favor por su contenido en polifenoles, como resveratrol, un potente antioxidante que ayudaría a minimizar la oxidación del LDL, es otro “alimento” extremo, estimulante y que tiene un impacto en el cuerpo que es brutal y que tu cuerpo va a tener que trabajar tanto para eliminar estas toxinas que va a terminar agotado. Es más, incluso el consumo llamado moderado acaba derivando a veces, según demuestran estudios, en un consumo que excede la moderación. Así que, muchas veces es peor el remedio que la enfermedad. Mi recomendación: ¡Bebe agua!

Y ahora tú, ¿tienes el colesterol alto? Cuéntame, ¿Qué hábito vas a empezar a cambiar hoy?, escribe tu respuesta en los comentarios de aquí abajo. Te leo 😊

 

colesterol