Utilizando las verduras que nos ofrece esta estación, he preparado un plato que nutre, relaja y reconforta. Una crema de puerros y calabacín ideal para finales de verano y otoño.

Receta de crema de puerros y calabacín

Ingredientes (Varias raciones):

  • 2 puerros cortados finos.
  • 1 calabacín grande cortado a rodajas finas.
  • 2 c.s. de aceite de oliva virgen extra (AOVE).
  • Pizca de sal marina.
  • 1 taza de bebida de arroz (opcional).
  • 1 c.p. de miso blanco por ración.
  • 2 c.s. de almendra en polvo.
  • 1 c.p. de cúrcuma.
  • Agua.
  • Varios rabanitos cortados en láminas, aceite de lino y sésamo negro (opcional).

Preparación:

  1. Saltear los puerros con el aceite y una pizca de sal marina durante 7 minutos, sin tapa y a fuego medio.
  2. Añadir el calabacín, la cúrcuma y agua que cubra ¼ del volumen de las verduras. Tapar y cocer a fuego medio/ bajo durante 20-25 minutos.
  3. Pasar por la batidora hasta conseguir una consistencia cremosa. Rectificar de líquido con más agua o leche de arroz. Cocinar 2-3 minutos más.
  4. Apagar el fuego y añadir el miso blanco y la almendra en polvo.
  5. Servir con rabanitos, aceite de lino y sésamo negro como complemento.

¿Cómo limpiar puerros?

Para limpiar fácilmente los puerros, cortarlos en rodajas finas y colocarlos en un recipiente grande lleno de agua fría. Dejar los puerros en remojo durante unos minutos para permitir que la arena se hunda hasta el fondo del recipiente. Los puerros flotarán hacia arriba. A continuación, sacarlos con una espumadera o con las manos, dejando que la arena permanezca en el fondo del recipiente.

¿Cuánto tiempo dura la crema de puerros y calabacín en la nevera?

La crema de puerros y calabacín podrás guardarla en la nevera unos 3-4 días si utilizas un tupper de buena calidad que cierre bien. Así conservarás mejor la crema. Pero recuerda que los alimentos contienen todos sus nutrientes y energía recién cocinados.

¿Puedes congelar la crema de puerros y calabacín ?

Congelar puntualmente algunos de nuestros platos no es ningún crimen. Sobre todo, aquellos platos elaborados que se guardan como recursos para ahorrar tiempo. Yo lo evito, pero entiendo que muchas personas lo hacen para organizarse mejor. Si decides congelar esta crema de puerros y calabacín, puedes hacerlo. Pero recuerda que, entender que la energía que se atribuye a los alimentos a través de la cocción es la energía que alquímicamente va a transformar nuestra condición física y mental.

Y ahora, cuéntame. ¿Tienes una receta de crema favorita que prepares a menudo? ¡Me encantaría leerte en los comentarios a continuación!

 

crema de puerros y calabacín