Vivimos en una sociedad tan desquiciada que si no comes pan todos los días eres raro. Pero cuando tienes problemas de salud lo raro es que te siente bien cualquier pan. En mi caso elijo únicamente panes de buena calidad, como esta receta de pan de trigo sarraceno y quinoa que cumple con mis requisitos. No soy celíaca, pero hace tiempo que salí de la caja de «hay que comer de todo un poco» y prefiero elegir comer aquello que me sienta bien.

Pan de grano entero

A día de hoy prefiero hacer mi propio pan que comprarlo, por un lado puedo hacerlo sin gluten, que me sienta mejor que el de trigo y además, cuando hago pan es como un momento especial. Un momento que me relaja y hace que aprecie todavía más lo que como. Como siempre me gusta probar recetas nuevas, esta es totalmente diferente a la receta de pan de trigo sarraceno germinado que publiqué en abril. Por cierto, ¿la has probado?

Al igual que la mayoría de los panes sin gluten, este pan de trigo sarraceno y quinoa es bastante denso, húmedo y goloso al paladar. Lo disfruto especialmente cortando rebanadas generosas añadiendo aguacate o tomate natural. Por poner algún ejemplo.

Receta de pan de trigo sarraceno y quinoa

Ingredientes:

  • 250 g de trigo sarraceno en grano
  • 250 g de quinoa
  • 20 g de psyllium en polvo (también valdría chía molida o lino molido)
  • 180 ml de agua
  • 1 cucharada de sal (17 g aprox.)
  • 1 cucharada de harina de trigo sarraceno para espolvorear (opcional)

Preparación:

  1. Lavar el trigo sarraceno y la quinoa en un colador.
  2. Dejarlo en remojo en un bol grande de cristal cubierto de agua toda la noche.
  3. Escurrir pero sin aclarar. El líquido gelatinoso hace que se mezcle bien.
  4. Añadir el agua, el psyllium y la sal marina a la mezcla y triturar. No es necesario triturarlo mucho.
  5. Verter la masa en un bol grande de cristal (yo suelo forrarlo con papel de horno o espolvoreo con harina para que no se pegue). Darle forma de pan, tapar con un paño y dejarlo a temperatura ambiente durante 24 horas.
  6. Precalentar el horno a 175º C y hornear durante 1 hora y 20 minutos.
  7. Dejar enfriar sobre una rejilla para que no se humedezca la parte inferior.

Este pan es una maravilla para sistemas digestivos delicados. ¿Te animas a preparar la receta y a contarme qué te parece?

 

pan de trigo sarraceno y quinoa