La última vez que aparecí por aquí era julio y durante estos meses he tenido que poner orden al caos, así como la decisión que tomé con respecto a la necesidad de bajar el ritmo en las publicaciones y demás. Lo mínimo que puedo decirte es gracias por seguir ahí. Este año está siendo el más atípico de nuestras vidas y me apetecía retomar el blog con una sopa que calma y reconforta a la vez. Porque sí, sin duda, esta sopa de miso y tofu, cúrcuma, jengibre y ajo es calmante y antiinflamatoria. Una receta vegana sin gluten que espero que guste y ayude como a mí.

Patea el resfriado con esta sopa de miso y tofu

Sí, por aquí se nota cómo el otoño se asomó a la ventana desde hace unas semanas. En mi caso, me dio con un resfriado leve al que seguramente la sopa de miso ha combatido y no ha dejado que fuera a más. Me acuerdo que nada más llegar a casa después de una jornada de trabajo, mi cuerpo pedía un plato de sopa caliente, caldoso y de sabor fuerte.

Así que una vez más decidí probar mi propia medicina y preparar la tan famosa sopa de miso y tofu que a menudo recomiendo en mis consultorías. Una sopa caliente calmante y antiinflamatoria que mejora la microbiota (la flora intestinal) y tiene una impacto beneficioso en toda la salud.

Una sopa calmante y antiinflamatoria que mejora la microbiota

INGREDIENTES:

  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 7 dientes de ajo finamente picados
  • 1cm de jengibre pelado y rallado
  • 1/2 taza de zanahorias ralladas o troceadas muy finas
  • 1/2 pimiento verde o rojo en rodajas muy finas
  • 1/2 bloque de tofu cortados en cubos pequeños
  • 1 cucharada de tamari o salsa de soja
  • 1 litro de agua
  • 1/2 cucharadita de cúrcuma
  • 1 cucharadita de vinagre de manzana
  • Pizca de sal marina y pimienta negra recién molida
  • 1 cucharada de miso por ración
  • Cebollino o perejil (opcional)

PREPARACIÓN:

  1. Saltear el ajo ligeramente unos minutos con el aceite sin que se queme. A continuación, saltear todas las verduras y el tofu a fuego bajo, con las especias y una pizca de sal marina, durante 5-6 minutos sin tapa.
  2. Añadir el agua y el vinagre de manzana. Tapar y cocer durante 10 minutos a fuego medio/ bajo.
  3. Al finalizar la cocción, servir la sopa de miso y tofu añadiendo el miso. Para ello cogemos 1 cucharadita de miso por ración y lo activamos y disolvemos en nuestra propia taza o plato. Es importante no añadir el miso a la olla directamente si está hirviendo el agua, porque matamos al fermento.
  4. Añadir el cebollino o el perejil por encima (opcional).

Observaciones: Si no te gusta la cúrcuma, no la uses. Si no te gusta el tofu, usa más champiñones o garbanzos. Si no quieres omítala. No quiera el tofu, use más verduras y / o garbanzos o champiñones. Y por último, para hacer esta sopa de miso libre de soja, utiliza el miso de garbanzos. ¡Siempre sin pasteurizar!

Nota: Si haces esta sopa, déjame un comentario o etiquétame en Instagram y si quieres que te acompañe en tu cambio de hábitos

¿Me cuentas? Muchas gracias por leer esta publicación. Hazme saber si tienes alguna pregunta que no haya abordado. Si te gustó el artículo, considera compartirlo con tu familia y amigos y si quieres mejorar tu alimentación, recuerda que podemos tener una consultoría de dietética en Vigo de forma presencial u Online. ¡Hasta pronto!

sopa de miso y tofu