Intentas hacerlo lo mejor posible, pero al final, siempre acabas sufriendo algún ventoso síntoma que te recuerda que no lo has hecho del todo bien.

«Pero si me he tomado una simple ensalada y unos calabacines a la plancha,…  ¿Por qué sigo teniendo gases?, te preguntas.

Así que, finalmente, acabas tirando todo por la borda y sigues comiendo y haciendo cosas, sin saber qué es lo que te causa esos dolorosos y a veces vergonzosos síntomas.
Si tengo gases, lo primero es ser capaz de identificar dónde comienza el gas y dónde termina. Parece una tontería, pero esto puede ayudar a identificar el origen del síntoma.

¡Toma nota!

  • Si eructas suelen ser gases que se escapan de la boca.
  • La hinchazón se utiliza para describir la sensación de exceso de gas del estómago que aún no se ha liberado.
  • Si tienes flatulencias o pedos son gases intestinales que se escapan por el recto.

El gas en el estómago es causado principalmente por la ingestión de aire mientras se ingieren alimentos o bebidas y se libera de la boca en forma de eructo. El gas que pasa por flatulencia es causado por la incapacidad del cuerpo para absorber o digerir algunos carbohidratos en el intestino delgado. Una vez que este alimento no digerido pasa al intestino delgado, las bacterias lo descomponen y producen hidrógeno, dióxido de carbono y, a veces, metano.

Cuando se trata de los factores que causan los gases, existen varios culpables principales:

  • Consumir edulcorantes artificiales

Edulcorantes como polioles (lactitol, maltitol, sorbitol, xilitol…), tienen algunos beneficios como que son no-cariogénicos y que los cambios de la glucosa en la sangre serán mucho menores que el azúcar en sí, por eso son más aptos para personas diabéticas o con resistencia a la insulina. Sin embargo, un exceso de éstos (por ejemplo, una cantidad mayor de 20 g de sorbitol por día o mayor de 20 g de manitol por día) puede causar molestias abdominales, diarrea, hinchazón, gases…  incluso en personas sanas porque nuestro intestino tiene un límite de absorción de este tipo de azúcares.

De todos los polialcoholes, parece que el ERITRITOL a diferencia de los demás, es el único que se absorbe en un 90% en el intestino, por lo que consumir una pequeña cantidad no provocará gases excesivos.

Para endulzar recetas, podemos elegir opciones naturalmente dulces (y si contienen además fibra, ¡mucho mejor!) como frutas, frutos como dátiles, cereales como la avena, miel… todo siempre, en su justa medida.

  • Intolerancias alimentarias:

Cada día son más frecuentes las intolerancias alimentarias por mala absorción de azúcares como la lactosa, el sorbitol y especialmente por la mala absorción de la fructosa, la celiaquía… Debemos encontrar y resolver el mecanismo que ha originado el problema para que los síntomas desaparezcan. Llevar un diario de alimentos y anotar cuándo se sienten con gases. Si tengo gases después de comer determinado alimento, lo mejor es eliminarlo para ver si esto ayuda.

  • Tener SIBO:

Se trata de un sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado, es decir, un crecimiento excesivo de bacterias y otros microorganismos en este órgano. Es decir, estaríamos hablando de un tipo de disbiosis, de un desequilibrio en la microbiota intestinal y puede causar hinchazón, gases o diarrea frecuente. Además de que puede provocar dificultades para digerir los alimentos y absorber los nutrientes. Aquí lo que se recomienda es tener un diagnóstico y tratamiento específico con probióticos, dieta o antibiótico.

  • Estrés y nerviosismo:

En estos casos el organismo libera hormonas -como las catecolaminas o el cortisol- como reacción de defensa; en esa situación, las funciones de los sistemas digestivos e inmunitarios se detienen, contribuyendo a que el cuerpo se centre en la amenaza y no en la optimización del proceso digestivo.

Si eres vulnerable al estrés, es de gran ayuda el aprendizaje de técnicas de manejo de ansiedad como el: Mindfulness, yoga, relajación… Cuidar las rutinas diarias, lograr buenos hábitos dietéticos y de descanso y favorecer el ejercicio físico.

  • Llenarse de aire:

Hábitos como masticar demasiado rápido, hablar mientras se mastica, fumar, mascar chicle y beber con una pajita pueden hacer que tu estómago se llene de aire y produzca gases. En mi caso, si tengo gases n masaje abdominal me alivia el malestar y también me ayuda mezclar plantas carminativas como el hinojo en infusión.

  • Mala combinación o cocción de alimentos:

Hay que tener en cuenta que casi cualquier alimento o combinación de alimentos puede causar gases. Mi experiencia me dice que ciertos alimentos no se llevan bien con algunas personas y éstas sienten gases si comen frutas con proteínas o si comen almidones y proteínas juntos. Es algo personal y requiere un poco de experimentación para descubrir cuáles son los culpables.

Si tengo gases … Recomendaciones generales

Podríamos decir que, tener algo de gas es un subproducto natural del sistema digestivo, pero si tus gases se notan a menudo, ¡toca poner remedio!  

  1. Una alimentación natural y equilibrada, sin productos ultra procesados y rica en alimentos prebióticos (alimentos para tus bacterias)
  2. Cuidar la microbiota, con suplementos y probióticos. utilizando la cepa específica que necesitamos.
  3. Cocinar también puede ayudar a descomponer algunas sustancias, como disminuir los químicos que se encuentran en las verduras. Cocinar al vapor parece ser el mejor método de cocción para alimentos que generan gas (brócoli, col…) y Hervir parece descomponer la clorofila y otros ingredientes deseables que facilitan la digestión.

Nota: Siempre es recomendable consultar con tu médico, dietista, nutricionista u otro profesional de la salud para poder realizar un diagnóstico preciso y analizar las posibles causas y remedios.

tengo gases